Alto ideal: El Nuevo Liderazgo

Un liderazgo consciente desde nuestro alto ideal

¿Te has preguntado cuál es tu propósito de vida  en este mundo?

Tenemos una casa donde vivir, una familia, una pareja, un trabajo, pero en ocasiones nos sentimos incompletos o que en algo estamos fallando. En ocasiones sentimos miedo o dolor; emociones que se presentan comúnmente cuando recordamos situaciones del pasado. Dichas emociones cuando no las trabajamos se pueden transformar o se proyectan sentimientos como   rencor, envidia, culpa, vergüenza, ansiedad, dudas, frustración, estrés, tristeza, rabia, baja autoestima y la lista sigue.

No obstante pocas  o nulas veces nos cuestionamos  el origen de  estos sentimientos o emociones.   Usualmente en las veces en las que nos hemos sentido así tendemos a culpar a personas, circunstancias, nuestro entorno, al gobierno o cuando no encontramos a quien culpar solemos adjudicarle al destino lo que ocurre en nuestras vidas.  . ¿Si te dijera que la mayoría de estas emociones son el producto de nuestros pensamientos ? ¿Te atreverías a  tener un cambio?

Todos los seres humanos tenemos un propósito de vida, sin embargo algunas personas tardamos en descubrir nuestro alto ideal, algunos  vamos descubriendo nuestro propósito y otros simplemente se mueren sin descubrirlo.

 

¿Qué es el alto ideal? El  alto ideal es el propósito que el ser humano le da a su vida, pero tiene un objetivo crucial; compartirlo con la humanidad. Sin embargo el alto ideal se logra sanando las etapas inconclusas de nuestra naturaleza, de tal manera que nos vayamos integrando a la sociedad con nuestra verdadera personalidad, para así compartir nuestras virtudes y transformar la cultura mediante tres elementos clave nuestra razón, nuestra emoción y nuestro cuerpo

 

Todos los seres humanos tenemos  la capacidad de elevar nuestro propósito de vida, entre mayor sea el número de individuos operando desde su alto ideal mayor será el impacto en nuestra sociedad .

“Todos tenemos una historia de vida y un mensaje que sirva de inspiración para que otros vivan una vida plena”¿Por qué no usar esta historia y este mensaje para servir a los demás con trascendencia, abundancia y éxito?

La clave del propósito de vida es involucrar a más personas a fin de lograr un proyecto de impacto, por ello es fundamental desarrollar nuestro liderazgo interpersonal para así influir y guiar a personas. Cuando guiamos a personas el liderazgo interpersonal se vuelve intrapersonal y cuando lo hacemos de manera  consciente los resultados son coherentes y duraderos. No es que las personas vayan hacer lo que les digamos; sino con nuestras acciones y con ejemplo generamos una percepción de autenticidad, lo que hace que la gente comience a seguir los mismos pasos. Cabe mencionar que la comunicación asertiva funge como un vehículo clave para ello.

 Te preguntaras ¿Cómo puedo  cambiar mi vida y descubrir mi alto ideal? Pues resulta que dentro de ti están todas las herramientas necesarias para descubrirlo y ponerlo en marcha. Esto consiste en un trabajo interno  consciente de tus niveles de percepción los cuales son influidos durante tus  primeros 7 años de edad porque ¿que crees? “Tu liderazgo, toma decisión y personalidad durante estas primeras etapas de vida”.

Antes de emprender cualquier vuelo, aventura o viaje, tienes que conocer en qué te estás transportando. Resulta que en esta vida tu Google Maps o tu GPS eres tú, tú ser es el único que  te llevará a donde desees, tu eres el único que puede encarrilar tu camino al  éxito. Tu ser, no se limita al cuerpo, a lo que sientes físicamente, sino que va más allá, cuentas con un sin fin de factores que están contigo, como tus emociones, sentimientos y costumbres, que en ocasiones le dan sentido y guían tu existencia en esto que llamamos vida. Estas emociones, sentimientos y costumbres son las que muchas veces boicotean nuestra vida.

¿Sabías que los pensamientos negativos o positivos que tienes crean un efecto en tu cerebro, tu cuerpo y tu vida? Los pensamientos son como imanes que atraen sentimientos, así como enfermedades que dependen de los mismos. La prosperidad comienza desde la fortaleza de la mente, ya que vivir en estrés es vivir en supervivencia, cuando tenemos una situación estresante que nos amenaza, de alguna manera se activa el sistema nervioso primitivo simpático, y el cuerpo reacciona, movilizando una cantidad de energía en respuesta al estrés, cuando esto sucede el cuerpo se pone en un estado de alerta, es decir en un estado de supervivencia.

El cuerpo está diseñado para recibir estrés a corto plazo aumentando los niveles de energía, sin embargo cuando el estrés no se va en un tiempo determinado, el cuerpo no regresa a su equilibrio, esto pasa  ya que los seres humanos somos muy dados a vivir en el pasado, de manera inconsciente.

El estrés es el resultado químico de experiencias pasadas. Cuando notamos un cambio significativo, el cerebro pone de inmediato atención en lo que está causando el cambio en nosotros,  a esto se le llama “recuerdo” y cuando el cerebro recuerda, neurológicamente congela el recuerdo. Es decir las experiencias pasadas se quedan grabadas como una imagen holográfica y seguimos ese patrón muchas veces, ya que el cerebro se pone en modo supervivencia para protegerte ya que quiere mantenerte vivo o a salvo.

Los seres humanos somos muy dados en pensar en nuestro problemas, revivir el pasado y pensar en el futuro, esto activa la cascada del estrés.

Cuando experimentamos un evento traumático, tendemos a pensar alrededor de esa experiencia y tiende a sentir químicamente dentro de los límites de las emociones del evento por lo que el estado presente del ser se frena a experimentar algo nuevo.

Por ello el cuerpo utiliza todas sus reservas de energía para hacer frente a la amenaza constante que el evento provocó por  lo tanto al cuerpo no le queda energía interna para la reparación del sistema inmune, esto causa estragos en el cuerpo a tal grado de no permitir que exista movimiento que  permita avanzar en la vida de la persona lo cual crea un agobiante sufrimiento.

Las emociones que sientes no son más que energía en tu cuerpo.  Esta energía, pasa por todo tu cuerpo y se manifiesta a nivel biológico de varias maneras, bien a través de la respiración, el sudor, el latido del corazón, las pupilas, el movimiento ansioso de las extremidades, etc. Si un día intentas quitar esa energía de tu cuerpo, te darás cuenta de que no puedes, tu cuerpo se ha vuelto adicto.

Si tienes una memoria anclada a tu cerebro y esa memoria te trae ciertas emociones negativas, entonces tu cuerpo reacciona químicamente igual como si realmente estuviera ocurriendo.  Al reaccionar así, esas emociones en tu cuerpo volverán a influir de nuevo en tus pensamientos negativos y entrarás en un ciclo que nunca parece terminar y vivirás eternamente prisionero de las emociones y los pensamientos del pasado.

Las emociones son las consecuencias químicas de las experiencias pasadas, el recuerdo es marcado neurológicamente en el cerebro y se congela en tiempo, está grabada en nuestra arquitectura neuronal.

“NOSOTROS SOMOS NUESTRA PROPIA MEDICINA PERO TAMBIÉN NUESTRO PROPIO VENENO”

 ¿Qué pensamientos quieres establecer en tu mente?  Elígelos conscientemente.

Medita, y así aprenderás a estar en el presente, y no en el pasado.  Esa es la mejor manera de que te vuelvas consciente de tu programación y que empieces a ser menos reactivo emocionalmente y si quieres dejar de ser el ser del pasado y ser el que tu quieres, entrena tu mente por medio de la Neurociencia. Sana Habla Crea de Proyecto Ernest que se especializa en entrenar a la mente de individuos para trascender, vivir con éxito su etapa de vida y con abundancia.

                                                                                   “Aférrate a lo desconocido”

Leave a Reply